Un vuelo que sale con un destino, pero aterriza en un lugar diferente al planeado, como el mismo punto de salida, es un vuelo desviado. Esto puede ocurrir por diferentes motivos, por ejemplo, un problema de motor, de coordinación o falta de combustible. Por tanto, definimos esta situación como un trayecto que no aterriza en el aeropuerto de llegada, según estipula el billete. A veces hay casos en los que el vuelo volvió al punto de partida.

El hecho de aterrizar en el mismo aeropuerto de salida es una situación extraña. Lo normal es que cuando haya un contratiempo, el avión intente tomar tierra en un punto cercano. En este caso, hablaríamos de que el problema técnico o administrativo ocurre tan cerca del punto de salida que lo más sencillo es volver.

Los desvíos de vuelos son una cuestión ya de por sí inusual, pero que debes tener prevista a la hora de reclamar indemnizaciones. Al igual que cualquier otro tipo de cambio en el trayecto, las compañías pueden verse obligadas a pagar una compensación al viajero. Esto depende de diversos factores.

¿En qué casos puedes solicitar una compensación por vuelo desviado al punto de partida?

Entre los diferentes casos que te dan derecho a compensación, encontramos varias situaciones. Tienes que tener en cuenta que cuando esto ocurre, las aerolíneas suelen intentar organizar otros trayectos para que no pierdas tiempo. Aunque la empresa consiga llevarte a tu lugar final, las condiciones en las que se lleva a cabo son muy importantes. Esto se debe a que los detalles determinan si tienes derecho a indemnización o no. Veamos qué casos permiten la compensación.

  • Cuando las aerolíneas transportan al pasajero a su lugar de destino pero el viajero llega con más de tres horas de retraso sobre las horas previstas. A veces, esto se realiza en cortos trayectos por carretera o tren y consiguen cumplir el plazo. En este último caso, no habría opción para la compensación.
  • También te indemnizarán si llegas finalmente a tu destino tres horas o más después de lo previsto. Esto queda anulado si el retraso es justificable por motivos de causa mayor. Se trata de una cláusula que suele estar relacionada con los fenómenos naturales.
  • Por motivos obvios, también te indemnizarán cuando la aerolínea sea incapaz de proporcionarte una respuesta a corto plazo. Puede suceder que la empresa no pueda darte una solución y te quedes parado en el propio aeropuerto o en la ciudad de salida.

¿Qué tipo de compensación se contempla en estas situaciones?

Si como viajero cumples los criterios, la compensación varía según la distancia del viaje planeado y la diferencia respecto al lugar en el que finalmente aterrizaste. Te recompensarán con 250 euros cuando la distancia entre ambos puntos del viaje sea inferior a 1 500 kilómetros. Cuando se eleva hasta los 3 500 kilómetros y el retraso es mayor a 3 horas, la compensación que recibirás será aún mayor: de 400 euros.

Las indemnizaciones de 600 euros se reservan para vuelos en los que la distancia total sea superior a 3 500 kilómetros. Esto se cumple si la aerolínea no puede volver a ubicarte en un vuelo u otro transporte que te lleve al mismo punto antes de 3 horas. Dependiendo del trayecto, es imposible en muchos casos.

Ahora ya sabes en qué casos puedes reclamar si tu vuelo volvió a al aeropuerto de salida en vez de aterrizar en el de llegada. Este es solo uno de los muchos trámites aéreos en los que se puede solicitar compensación. Es fundamental que te informes sobre tus derechos como viajero para poder acceder a indemnizaciones.

También te va a interesar: Indemnización por daños y perjuicios: tipos y casos