Algo que es cada vez más habitual en la actualidad, es que alguno de los vecinos, por diferentes motivos, no se abone los recibos correspondientes a la comunidad de propietarios. Esto genera una situación incómoda, ya que lo que un vecino no abona, suele ser puesto por el resto para no endeudarse con las empresas.

¿Qué pasa si soy inquilino?

Uno de los casos que se pueden dar en torno a esta problemática de impagos, es el hecho de que seas el inquilino de un piso, y el propietario en cuestión no esté pagando los recibos de la comunidad ¿Puedo tener problemas por esto?

 

Verás, todo depende de en qué fecha firmases el contrato del alquiler, si lo hiciste antes del 9 de mayo de 1985, en este caso los gastos derivados de la comunidad: portería, calefacción, limpieza, luz… sí deberán ser pagados por el inquilino, ya que es directamente beneficiario de estos servicios. Otra cuestión serían los gastos como reparaciones extraordinarias o el pago del administrador, este tipo de gastos, sí que corren a cargo del propietario.

 

Te puede interesar: ¿Qué son los Gastos de Hipoteca?

 

Otro de los supuestos, es si el alquiler es posterior al 9 de mayo de 1985, en ese caso el inquilino se hará cargo de los servicios que se incluyeran de acuerdo al contrato firmado.

 

Por último, si el alquiler es posterior al 1 de enero 1995, tal y como establece el artículo 20 de la Ley de Arrendatarios, dependerá del acuerdo al que hayan llegado ambas partes.

 

Así que como has podido comprobar, si es el propietario el que no realiza los pagos, tu no tienes nada que ver con este problema y debe de ser la comunidad la que se ponga en contacto con el deudor.

 

¿Qué puedo hacer si un vecino no paga a la comunidad de

¿Qué pasa si el que impaga es otro vecino?

Depende de la cantidad y de durante cuánto tiempo se dilate el impago de parte de otro vecino. Además del motivo que esté detrás de este retraso.

 

En primer lugar, podría tratarse de un impago puntual, en este caso puede ser debido a un problema con la cuenta bancaria, en este caso habrá que comunicárselo al propietario para que lo trate de subsanar lo antes posible.

 

Otro tipo de impago que se puede dar, es aquel que se produce por un desacuerdo, es decir, que el vecino en cuestión no esté conforme con el pago de ese recibo porque corresponda con una decisión que, en este caso, no contaba con su aprobación. En este caso, hay que explicarle que, a pesar de sus diferencias, sí debe abonar esa cantidad.

 

Una situación desagradable que se podría dar, es que exista una imposibilidad económica puntual, es decir, que realmente no puede hacer frente en ese momento, en este caso deberíamos comprobar que realmente, se trata de un mal momento, pero que existe intención de pago, intentar buscar un acuerdo con el resto de propietarios para acodar una nueva forma de pago que le facilite al propietario el poder hacer frente. Este tipo de acuerdo debe ser acordados por toda la comunidad de vecinos.

 

Impagos habituales, cuando un propietario debe ya una cantidad considerable, y además se trata de algo que se ha ido dilatando en el tiempo, las medidas a tomar por parte de la comunidad deben ser más serias. En primer lugar, siempre aconsejamos que se pruebe por la vía amistosa para solucionar el problema. Si no se consiguiera cambiar la situación, entonces en este caso, se deberá optar por la vía judicial.

 

Te puede interesar: Hipoteca Cláusula Suelo.

 

La vía judicial, se haría a través de un procedimiento monitorio.  Si te has visto afectado por un impago, no lo dudes y reclama. En Coraza Legal contamos con un equipo de expertos, ponte en contacto con nosotros.

 

infografia-classic-cta

¿Necesitas asesoramiento?