Allá por 2014, las revueltas sociales se multiplicaban. Centenares de personas salían a las calles al grito de “¡Somos ahorradores, no inversores¡”. Personas de clase media y de habitual edad avanzada habían caído en una de las mayores trampas que se recuerdan en la historia financiera española: las preferentes.

 

Las participaciones preferentes que Bankia comercializó son instrumentos y productos financieros híbridos. Estos no confieren participación del contratante en su capital ni derecho a votoson perpetuos y de rentabilidad no garantizada. Se trata por tanto de un producto complejo y de riesgo elevado para la persona que invierte. Por las preferentes, Bankia obtuvo en dos meses 3.000 millones de euros.

Tras considerarse una estafa financiera, se organizaron enormes revueltas sociales de demandantes que solicitaban la devolución de su dinero. La jurisprudencia dio la razón a muchos de los afectados. La entidad devolvió 2.800 millones a los clientes afectados de Caja Madrid y Bancaja, repartidos entre 1.100 millones a través del proceso de arbitraje y 1.700 millones por vía judicial, según fuentes del banco.

Pero ahora, recientemente, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, ha archivado la causa por estafa en la emisión de preferentes de participaciones preferentes de Caja Madrid y Bancaja –entidades extintas integradas en Bankia-, escudándose en que no hay certeza de que  ambas cajas lanzaran las preferentes “con el objeto de engañar a los inversores de forma global a sabiendas de que no iban a recuperar su inversión”. Esta desestimación ha hecho que la vía penal se cierre para esta causa, pero se abre la jurisdicción civil para los reclamantes de este producto financieros.

 

Si te has visto afectado por las preferentes de Bankia, has reclamado por la vía penal y se ha desestimado la causa, queda esperanza ya que es posible continuar reclamando por la vía civil

 

Así que no cunda el pánico. Si te has visto afectado por las preferentes de Bankia, has reclamado por la vía penal y se ha desestimado la causa, todavía queda esperanza y tienes una oportunidad, ya que ahora es posible continuar reclamando por la vía civil. Esta vía permitiría estudiar tu caso concreto a fondo y recuperar la inversión. 

Así que no lo dudes y reclama. Desde Coraza Legal, podemos ayudarte.

infografia-classic-cta

¿Necesitas asesoramiento?

 

¡Es real, es el método Coraza Legal!