En ocasiones, el juego del lenguaje puede dar paso a malos entendidos, pero en muchos de los casos, este lenguaje lleva a errores de una manera totalmente intencionada. Para la muestra, nos quedaremos con un tema que nos toca de cerca: las clausulas suelo

 

Si firmaste tu hipoteca entre 2001 y 2012, muy probablemente firmaste también una llamada “limitación a la variabilidad del tipo de interés”. Bien, pues esta condición financiera no era más que la polémica cláusula suelo disfrazada. En esta ocasión te contamos más cosas sobre este escurridizo producto financiero.

 

Primero un poco de contexto. 

La mayoría de hipotecas en España están referenciadas al euríbor (tasa de intereses que se calcula a nivel europeo y que fluctúa constantemente). Cuando los bancos conceden un préstamo, exigen una devolución de intereses. Esos intereses se componen del euríbor y un valor diferencial que pactan con el cliente en la firma del préstamo. Ese valor diferencial corresponde a un tanto por ciento del total del dinero prestado.

Por ejemplo, un préstamo a euríbor+1 significa que tienes los intereses del euríbor y un punto extra.

 

INTERESES: EURÍBOR + VALOR DIFERENCIAL (% DEL TOTAL DEL PRÉSTAMO)

clausula de suelo

Los intereses se revisan cada año y se actualizan según la cotización del euríbor, con ello se actualiza también la letra mensual a pagar. Recientemente, el euríbor ha fluctuado muchísimo. Aquí puedes ver sus tendencias durante el año pasado.

 

Diciembre 2016   -0,080
Enero 2017   -0,095
Febrero 2017   -0,106
Marzo 2017   -0,110
Abril 2017   -0,119
Mayo 2017   -0,127
Junio 2017   -0,149
Julio 2017    -0,154
Agosto 2017   -0,156
Septiembre 2017   -0,168
Octubre 2017   -0,180
Noviembre 2017   -0,189
Diciembre 2017   -0,190

 

Ejemplo: si pediste un préstamo hipotecario de 125.000 € en agosto de 2017, pagarías una cuota mensual del valor diferencial (que podría ser el 0.8%, 0,9% o 1% del total, dependiendo del porcentaje que hubieras pactado con tu banco) + el 0,156% del total, valor asignado por el euríbor de agosto de 2017.

Hasta aquí todo sería ideal, ¿no? Es en este punto donde entra la cláusula suelo.

Los bancos, al observar la situación fluctuante del euríbor y querer garantizarse unos ingresos mínimos al mes, diseñaron este producto financiero que muchos firmaron sin ni siquiera reparar en su existencia.

Con estas nuevas cláusulas, el banco incluía en los contratos unos topes máximos sobre los que los intereses no crecerían, aunque el euríbor subiera por encima (cláusula techo) y unos mínimos que indicaban que los intereses nunca podrían reducirse (cláusula suelo)Es decir, aunque el euríbor estuviera bastante bajo y nos viniera de perlas para pagar menos en nuestros intereses, daba igual. Ahora teníamos que pagar un mínimo garantizado sin importar la fluctuación del euríbor. Y este mínimo tenía la escalofriante cifra de 3,25 %.

Vamos, que casi nunca hubieras llegado a ese porcentaje de intereses si sumaras el euríbor con el valor diferencial pactado. Una vez más, los bancos ganaban.

 

hipoteca clausula de suelo

 

El fin de esta cláusula abusiva.

 

Esta cláusula, como la mentira, ha tenido las patas muy cortas. Y es que según la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 21 de diciembre de 2016, las entidades bancarias deberán devolver las cantidades pagadas de más, por motivo de esta cláusula desde la fecha de formalización de la hipoteca.

 

Ahora la pregunta del millón, ¿cómo saber si he pagado de más?

 

Si desde 2009 o fechas posteriores, tu cuota mensual no ha bajado, es muy probable que sea a causa de una cláusula suelo. ¿El motivo? El euríbor lleva años en constante caída, alcanzando cada mes nuevos récords negativos, por eso debería haberse reflejado en tu cuota hipotecaria. Si no es así, quizá estés afectado por esta cláusula.

Desde Coraza Legal te ayudaremos a comprobarlo revisando tu préstamo hipotecario. La sentencia ha dejado claro que pueden reclamar extrajudicialmente TODOS los consumidores afectados en el pasado o en la actualidad por una cláusula suelo. Aunque algunos bancos generen confusión con la intención de disuadir las reclamaciones, todos son todos los consumidores, sin excepción, sea cual sea su situación. Nosotros podemos ayudarte.

infografia-classic-cta.png

¡Te ayudamos!