La gestión de regulación de descubierto es el conjunto de trámites que realiza el banco cuando estamos en una situación en la que nuestra cuenta bancaria no tiene una cantidad dineraria suficiente para afrontar un pago y lo que falta lo cubre la entidad. Esto puede ocurrirte si no has previsto bien tus pagos, si se da un retraso en tu nómina o en tus ingresos, lo cual es la situación más común, o cuando ocurre un imprevisto.

 

¿Qué es el descubierto?

Un descubierto ocurre cuando en tu cuenta bancaria no está la cantidad de dinero que has retirado, normalmente a través de un recibo, y la entidad bancaria te adelanta los fondos. Cuando esto ocurre, surge la obligación del pago de unos intereses y comisiones bancarias, además de devolver inmediatamente el anticipo al banco.

Por esta cobertura de dinero a causa de que tu cuenta se haya quedado en números rojos, la entidad bancaria se comporta igual que si te hubiera «alquilado» dinero, ya que te hace un mini préstamo automático por el que te cobra unos altos intereses, pero hay ciertos casos en los que podría ser ilegal.

 

¿Qué más te puede cobrar el banco además de la cobertura del descubierto y sus intereses?

Además del pago del anticipo y de sus intereses, los descubiertos suelen llevar asociados otros tipos de comisiones. En primer lugar, es frecuente encontrarnos los intereses de demora, que es un porcentaje extra que se te cobrará, aplicándose sobre la cantidad que se haya quedado en negativo y, a su vez, sobre los días que hayas tardado en devolver el anticipo.

Por otro lado, encontramos la comisión sobre el saldo deudor. Además de los intereses de demora, cuando vayas a pagar el anticipo, sobre la cantidad máxima que hayas tenido en negativo en tu cuenta, los bancos te podrán cobrar un porcentaje. Además, las entidades podrán cobrarse los gastos de gestión que han tenido que realizar para cubrirte el descubierto. En esa gestión se incluye el mero hecho de avisarte. Este cobro se llama coste de reclamación de descubierto.

 

Las ilegalidades en una gestión de regularización de descubierto

Seguramente te habrás preguntado sobre la legalidad de estos cobros por descubierto. Aunque están permitidos, lo cierto es que aun así se producen muchos abusos en ciertas ocasiones, especialmente, cuando las cantidades superan ciertos límites. Es ahí cuando podemos reclamar que nos devuelvan algunas cantidades. Para conocer dichos límites, tenemos que guiarnos por la información que proporciona el Banco de España.

El primer abuso se suele producir sobre el cobro de los intereses. Para saber si el cobro que te están aplicando es ilegal, tendrás que mirar el precio del dinero. Si el interés es 2,5 veces superior, dichos intereses serán abusivos y los podrás reclamar. A esta cantidad de dinero deberemos sumarle, eso sí, el resto de comisiones que las entidades cobran por el descubierto.

Por otro lado, la gestión de regularización en esta situación no podrá ser una manera de endeudar al usuario en caso de que las causas por las que se ha producido dicho descubierto no se le puedan imputar. Por ejemplo, cuando no llega el dinero de la nómina porque el propio banco te lo ha retenido o si te embargan la cuenta.

En definitiva, aunque hay ciertos cobros por la gestión de descubierto que se pueden reclamar, lo más sencillo es evitarlos. Para evitar un descubierto, además de controlar periódicamente tus cuentas, te recomendamos que tengas tu dinero diversificado por si en algún momento puntual hace falta un traspaso de una cuenta a otra. Mejor hacerte el préstamo tú mismo, ya que así evitas estos intereses y comisiones.

 

También te va a interesar: Las comisiones bancarias de posiciones deudoras, ¿son reclamables?