A la hora de acudir a una entidad financiera con la intención de adquirir un producto, es necesario que conozcas qué información concreta debes solicitar con tal de entender en su totalidad el tipo de producto al que estás accediendo, incluyendo sus riesgos y posibles beneficios. En este artículo, queremos hablarte de la información de fondos de inversión que siempre has de conocer antes de contratar alguno de ellos.

 

Los 5 puntos esenciales que debes conocer sobre un fondo de inversión

Cuando accedemos a un fondo de inversión estamos dejando nuestro capital en manos ajenas, y lo hacemos porque confiamos en su capacidad de gestión. Esta circunstancia, evidentemente, exige tener un alto nivel de confianza.

Con tal de lograr dicha confianza, y a partir de la legislación vigente, entre la que destacamos la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios, nosotros vamos a detallar aquí las 5 cuestiones que siempre has de conocer, principalmente porque tienes derecho a ello como cliente:

 

1- El tipo de fondo de inversión de que se trata:

Existen varios tipos de fondos de inversión. Por un lado, tenemos los fondos de renta variable, aquellos en los que la rentabilidad no está garantizada, pero que pueden llegar a reportar grandes beneficios, eso sí, soportando un notable riesgo. Por otro, tenemos los fondos de renta fija, en los que sí está garantizada cierta rentabilidad, pero cuyos intereses siempre son bajos al estar soportando un riesgo menor. En tercer lugar, nos encontramos con los fondos mixtos, que combinan los dos tipos anteriormente comentados. Por último, están los fondos de retorno absoluto, cuya finalidad principal es, sencillamente, preservar el valor del capital invertido y combatir los efectos de la inflación.

 

2- El tipo de instrumento en el cual vamos a invertir:

Una vez que introducimos nuestro dinero en un fondo de inversión, este puede destinarse a la compra de valores (como los bonos y las acciones), divisas (es decir, moneda extranjera o local) o letras hipotecarias (es decir, inmuebles). Conocer los productos que van a adquirirse resulta esencial para tomar una decisión acertada.

 

3- Los intereses obtenidos durante los últimos años:

No hay mejor manera de hacerse una idea de la mayor o menor rentabilidad de un fondo de inversión que conociendo los intereses devengados durante, al menos, los últimos cinco años. Y es que aunque los beneficios pasados nunca garantizan beneficios futuros, no deja de ser un indicador capaz de otorgarnos (o arrebatarnos) la confianza necesaria para invertir nuestro dinero.

 

4- La disponibilidad de nuestro dinero:

Imaginemos que finalmente introduces tu capital en un fondo de inversión y, poco tiempo después, necesitas algo de líquido: ¿puedes disponer del dinero invertido inmediatamente o has de esperar? ¿Sacar el dinero del fondo te conllevará alguna sanción? El conocimiento de este punto resulta determinante a la hora de decidirnos a invertir nuestro capital.

 

5- El modo de pago de los intereses:

Por último, no deja de resultar importantísimo saber la forma y los plazos de pago de los posibles intereses obtenidos mediante nuestra inversión. Interesa saber si se pagarán mensual, trimestral o anualmente, así como si se serán entregados o bien reinvertidos, otra cuestión esencial.

En conclusión, conocer aquello en lo que estás invirtiendo tu dinero resulta una necesidad para cualquier persona responsable, pero también es una obligación para la entidad financiera facilitártela. A partir de las claves que te hemos expuesto, podrás contratar con la seguridad de disponer de los conocimientos necesarios que te permitan quedar plenamente satisfecho.

 

También te va a interesar: Anulación de cláusulas suelo renegociadas, con las reclamaciones de usuarios a la vista.