El swap es un producto financiero complejo, ya que su precio se deriva del valor de otro activo. Funciona a modo de seguro o de garantía para evitar la subida del tipo de interés de un crédito. Por ello, son muchos los clientes que lo contratan, pues de esta manera pagan un tipo de interés fijo en lugar de asumir las fluctuaciones del euríbor.

 

¿Cómo utilizan las entidades bancarias el swap?

Cuando contratamos este producto, expresamos conformidad con un acuerdo de intercambio de dinero futuro. El swap, también conocido como permuta financiera, consiste en que el banco nos pague y reciba nuestro dinero. A la vez, nosotros pagamos al banco y también recibimos dinero de este.

La mayor parte de los clientes están desinformados sobre cómo utilizan el swap las entidades bancarias. Muchos piensan que siempre es favorable contratarlo, pero no es así realmente. Cuando solicitas un préstamo al banco y el acuerdo incluye este producto, en lugar de cancelar las cuotas mensuales con la deuda referenciada al euríbor, estas se rescinden a un tipo de interés fijo. Esto ocurre porque el banco se encarga de pagar por ti el interés del euríbor.

Esa es la razón por la que muchos clientes piensan que este sistema es siempre un beneficio. Sin embargo, solo en el caso de que el euríbor permaneciese alto, te verías beneficiado. En cambio, si se encuentra en números bajos o mínimos, que es lo que ha venido ocurriendo desde hace algunos años, entonces estarías pagando una cuota superior a la del euríbor.

Esto quiere decir que, si contrataste el swap hace algunos años, has estado pagando de más, ya que no has disfrutado del beneficio del estado del euríbor a la baja. Como hemos dicho, el banco no suele informar de esto al cliente, ya que su objetivo es el de incluir en sus préstamos este producto.

Pero eso no es todo. Las entidades financieras cuentan con ventaja respecto al cliente. Gracias a sus estudios de mercado a corto y medio plazo, saben la tendencia esperada del euríbor para los próximos meses. Es decir, conocen cuándo el tipo de interés bajará.

 

¿Cómo reclamar el swap?

Estos son los pasos que has de seguir para poder conseguir este dinero:

1. Si, como cliente, puedes alegar no haber recibido una información clara y precisa sobre el swap durante la firma del contrato, puedes hacer una reclamación contra la entidad financiera.

2. Para poder establecerla, es importante saber el plazo al cual hay que atenerse. La acción de nulidad estará vigente durante 4 años. El banco considera este tiempo  a partir del momento de la primera liquidación del préstamo. Sin embargo, tanto el Tribunal Supremo como el cliente lo consideran a partir del momento en el cual eres consciente del problema.

3. Una vez que tomes la decisión de hacer el reclamo, debes redactar una carta por escrito dirigida a la entidad bancaria con el objetivo de llegar a un acuerdo.

4. De no recibir respuesta por parte del banco, entonces puedes recurrir a la vía judicial para solucionar el problema.

En España, esta opción ha demostrado ser válida y eficaz. Durante los últimos años, el Tribunal Supremo ha dictaminado una gran cantidad de sentencias que han favorecido a los clientes. De hecho, el ratio de resoluciones que dan la razón al cliente es de más de un 90 %.

Es por esta razón que animamos a todos aquellos que se hayan visto afectados por la contratación del swap a exigir la devolución de su dinero a las entidades financieras correspondientes.

 

También te va a interesar: anulación de cláusulas suelo renegociadas, reclamaciones de usuarios a la vista.