Hace unos diez años, los clientes bancarios escogieron para sus hipotecas el índice de referencia hipotecario IRPH en vez del euríbor. En ello, muchos abogados han visto otra operación fraudulenta de algunos bancos porque el primero es siempre más alto que el segundo. De hecho, se han entablado numerosos pleitos por ello.

 

¿Qué es el IRPH?

 

Como sabrás, el IRPH es un índice que se calcula tomando la media de los préstamos hipotecarios firmados por las entidades bancarias en los últimos tres meses. Y esto incluyen el tipo de interés más el diferencial, es decir, el euríbor más el porcentaje que aplican los bancos en sus hipotecas. Entonces, si es más caro, ¿por qué los clientes se decidieron por el IRPH?

 

También te va a interesar: ‘Diez claves para entender la situación actual del conflicto del IRPH’.

 

1. El diferencial era cercano a cero

El motivo más importante por el que los usuarios de la banca se decidieron por el IRPH era que su diferencial era cero o poco más de esta cifra. Para aclarar bien esto, tenemos que explicártelo con más detalle. Cuando firmas una hipoteca, no la contratas al interés que marca el euríbor, sino a este más un diferencial que es lo que ganan las entidades bancarias.

Sin embargo, el IRPH era la media del total que cobraban por las hipotecas, es decir, el tipo de interés más el citado diferencial. Por eso, los bancos no necesitaban aplicar más comisión al conflictivo índice. Esto hizo pensar a muchos clientes de hipotecas que el IRPH era más ventajoso para ellos.

 

2. Cercanía entre ambos índices

Hace diez años, el euríbor y el IRPH se movían en porcentajes parecidos. Ello se debía, en buena medida, a la guerra hipotecaria que habían entablado los bancos para captar clientes y que les había llevado a reducir al máximo los diferenciales. Sin embargo, el euríbor ha ido bajando sin interrupción hasta la actualidad. Ahora, como sabes, está en niveles negativos. Esto ha aumentado las diferencias entre ambos índices.

Por si ello fuera poco, en los últimos años ha aumentado considerablemente la firma de hipotecas a tipo fijo. Con ello, los clientes buscan justamente protegerse de posibles subidas de los intereses. Prefieren pagar un tipo fijo, aunque sea más caro, que otro variable más barato. Como te indicábamos, el IRPH se calcula con la media de los préstamos hipotecarios firmados en los últimos tres meses. Por tanto, al incrementarse los de tipo fijo, este índice también ha subido.

 

 

3. Mayor estabilidad

Las entidades bancarias ofrecían el IRPH como un índice menos variable que el euríbor. Por tanto, hasta cierto punto, protegía a los hipotecados de las subidas de tipos. Pero, como te decíamos, estos últimos no han parado de bajar, por lo que este argumento (que podía ser cierto) ha quedado vacío. Al contrario, ahora los clientes ven cómo el euríbor baja constantemente mientras que el IRPH es más caro.

 

4. En aquel momento, el IRPH parecía más ventajoso

Aunque no pretendemos disculpar a los bancos que lo ofertaron, el IRPH parecía, hace diez años, una opción hasta cierto punto ventajosa para el cliente. Ten en cuenta que nos remontamos a 2009, en plena crisis de las hipotecas subprime y, por tanto, en una situación caótica de la economía. No te extrañará, por tanto, que un índice que ralentizaba las subidas de tipos fuera visto como bueno para los hipotecados.

El meollo de la cuestión es lo que ha cambiado el mercado financiero desde entonces, y que hace ver las hipotecas vinculadas al IRPH como fraudulentas.

 

En conclusión, los usuarios de banca que hace diez años contrataron sus hipotecas con IRPH tenían algunas razones económicas para hacerlo. Otra cuestión a discutir es si estaban bien informados por su entidad bancaria.