La reclamación del IRPH tiene que seguir una serie de pautas. El dictamen del abogado de la Unión Europea ha abierto la puerta a pedir la devolución de las cantidades pagadas en exceso, pero para ello hay que seguir unos pasos. Te explicamos cuáles son para realizar una reclamación con muchas posibilidades de éxito.

Los pasos a dar para hacer una reclamación del IRPH

Lo primero que has de recordar es que el dictamen inicial del abogado de la Unión Europea no es vinculante. Es lógico que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emita una sentencia favorable a los intereses de los consumidores, pero, en el mejor de los casos, habrá que esperar al menos hasta el primer trimestre de 2020. Eso sí, los bancos ya se están preparando y pueden estar en disposición de negociar.

Para la reclamación de este índice hipotecario tienes que seguir unos pasos concretos. Si quieres tener éxito, te conviene seguirlos. Es importante no dejar en el tintero ninguno de ellos para minimizar el riesgo de que se malogre por un defecto de forma.

1. Recopila toda la documentación

Necesitarás las escrituras de la vivienda, así como lógicamente el contrato del préstamo hipotecario. No estaría de más, si es posible, disponer también de todos los recibos de las cuotas que se han abonado. Esto servirá para poder justificar debidamente el sobreprecio que has pagado.

Como principio general, cuanta más documentación puedas aportar para justificar que has pagado de más, mejor. Eso sí, conviene que ya en esta fase cuentes con un asesoramiento legal.

 

Los pasos a dar para hacer una reclamación del IRPH

 

2. Cuenta con un letrado

El dictamen ha abierto la puerta a reclamar, cierto. Ahora bien, el pronunciamiento no es lo suficientemente claro como para indicar que siempre se vaya a dar la razón al consumidor. Te recomendamos que contrates a un abogado para estudiar la situación y no dar ningún paso en falso. Un profesional te informará y te proporcionará las distintas alternativas que puedes seguir.

Los intereses del IRPH son, de media, superiores a los del Euríbor. Eso sí, para que haya devolución, se tiene que dar alguno de estos supuestos: desconocimiento por parte del cliente (falta de información) o incapacidad para comprender las implicaciones de lo que firmaba. El criterio del abogado va en la línea de achacar a las entidades financieras falta de transparencia.

3. Intenta llegar a un acuerdo con el banco

Los bancos están interesados, en ocasiones, en llegar a acuerdos por vía extrajudicial. Cada entidad financiera tiene un servicio de mediación propio, y deberías dirigirte a él por dos motivos. En primer lugar, por las posibilidades objetivas de conseguir algún arreglo. Y en segundo porque, para interponer una posterior demanda judicial, es muy conveniente pasar primero por esta vía.

El acuerdo bancario tiene ventajas e inconvenientes. Tienes que planteártelo porque puedes conseguir liquidez más rápido y evitarte un rosario de trámites que retrasarán el cobro. A cambio, por lo general, este acuerdo es a la baja para tus intereses.

4. Presentar la demanda

Cuando se ha agotado la vía interna de mediación, ya podrás presentar la demanda. Esta es la última fase y, para ello, conviene calibrar varias cuestiones. No se trata solo de la cantidad a recibir, sino de lo que te va a costar el pleito y, sobre todo, el tiempo que puedes tardar en cobrar.

Es recomendable que sepas a qué jurisdicción te tienes que dirigir para no perder el tiempo. Lo normal es que se hagan reclamaciones por la vía civil, aunque pueda haber derivaciones.

La reclamación del IRPH se puede realizar con posibilidades de éxito si tenemos el asesoramiento indicado y damos determinados pasos. Te animamos a buscar ayuda profesional para defender tus derechos de la mejor manera.