Aunque la pandemia ocupe la mayoría de los titulares en la prensa, la situación del IRPH sigue copando la atención de los jueces, entidades bancarias y, por supuesto, de los afectados. Durante las últimas semanas se han producido novedades sobre este conflicto, que tiene en pie de guerra a miles de afectados con sus entidades. ¿Sabes cómo está la situación actualmente?

La situación del IRPH en la actualidad

Tras la sentencia del pasado 21 de octubre del Tribunal Supremo, se están produciendo sentencias de primera instancia que están dejando a un lado la decisión del Supremo. Una de ellas, en Córdoba, que condenó en costas al banco y, además, lo obligó a sustituir el IRPH por el euríbor.

La solución del TJUE sobre la nulidad de las cláusulas de las hipotecas trasladó al Supremo la decisión sobre la abusividad de este producto, dictaminando este último que el IRPH se había comercializado con falta de transparencia por parte de las entidades, al no informar a los clientes sobre la evolución del índice los dos años antes de firmar la hipoteca. Al mismo tiempo descartó que se hubiera hecho de manera abusiva tal y como defienden los afectados. Los juristas, en su mayor parte, creen que se vulnera la normativa europea, nacional y la jurisprudencia del Tribunal.

Ahora es turno de cada juzgado, que deberá analizar uno por uno si la falta de transparencia se produjo y, por supuesto, si se trata de abusiva o no esta hipoteca. El objetivo de los afectados es declarar nula la contratación de este producto hipotecario que, para ellos, es un auténtico quebradero de cabeza.

Incertidumbre por parte de los clientes

Dado que cada juzgado debe dictaminar, los expertos aseguran que se abre un margen de discrecionalidad para cada conflicto. A falta de casación por las partes en las resoluciones que se emiten en primera instancia, se produce una gran disparidad en la interpretación de la normativa, lo que deja en una total incertidumbre a los afectados, quienes ven como consumidores que las opciones reales para recuperar el dinero se desvanecen. Los afectados creen que la sentencia del Supremo se vio influenciada por intereses financieros y sin velar el quebranto de sus derechos.

Elevación al TJUE

Los afectados han impulsado la elevación de una nueva cuestión prejudicial sobre el IRPH ante el TJUE, capitaneados por el magistrado titular del Juzgado 38 de Primera Instancia de la ciudad de Barcelona que, a principios del mes de diciembre, introdujo una variante inesperada: que la Sala de lo Civil del alto tribunal español pueda ser demandada patrimonialmente por el mal funcionamiento de la administración judicial.

Esta elevación se produce argumentándose que la Sala ha seguido inadmitiendo recursos de casación en vez de apostar por la suspensión cautelar (por prudencia elemental) del procedimiento hasta que se conozca la respuesta del TJUE a las preguntas planteadas por el magistrado de la Ciudad Condal. Si no lo hace, se produce un perjuicio importante a los recurrentes en casación, puesto que las inadmisiones podrían tener naturaleza de cosa juzgada. Este magistrado y otros más, por otro lado, creen que se está aplicando de manera incorrecta el derecho comunitario, por lo que exigen (y en vía de urgencia) que se accionen mecanismos para corregir y encauzar las sentencias dentro del margen europeo.

Más de un millón de familias en España están afectadas por la situación del IPRH. En estos meses de pandemia y confinamiento el conflicto ha seguido su curso y, lejos de ser resuelto, como ves se enreda más con la elevación al TJUE para que aclare diversos puntos de la sentencia del Supremo español.

También te va a interesar: Las comisiones bancarias de posiciones deudoras, ¿son reclamables?