El abogado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tiene que pronunciarse sobre la validez de las hipotecas con referencia al IRPH. La decisión, aunque no es vinculante, suele ser aprobada por el propio tribunal. Te explicamos de dónde parte el problema y las posibles consecuencias.

Las hipotecas y el IRPH: posibles consecuencias del dictamen

El principal problema de estas hipotecas estriba en que es difícil entender las cláusulas. El IRPH puede permitir en determinados contextos pagar una cantidad menor y estar a salvo de las variaciones del EURÍBOR. Pero lo cierto es que la mayoría de las personas han pagado más.

Esta situación se da porque, a diferencia de EURÍBOR, el IRPH es un índice que calcula la propia entidad. Esto supone un margen de discrecionalidad enorme y una indefensión del usuario. El principal problema que se ha encontrado es la falta de información. La mayoría de las veces el cliente no conocía cuáles eran las implicaciones y firmaba esa hipoteca confiando en que pagaría menos cuando el EURÍBOR estuviese alto.

Las entidades financieras ya están calculando el posible perjuicio de una reclamación colectiva. En caso de una declaración de nulidad o ilegalidad, tendrán que pagar unos 44.000 millones de euros. No ha de extrañar que este caso tenga la dimensión que tiene. Ahora bien, debes recordar que esta valoración es de parte y que otros analistas la reducen sustancialmente.

En España, un total de 1.300.000 personas se han visto afectadas por este tipo de hipotecas. Lo más curioso es que, al parecer, ni bancarios ni clientes entendían totalmente lo que se ofrecía.

 

Las hipotecas y el IRPH: posibles consecuencias del dictamen

 

Concretamente, son tres los aspectos que convertirían en nula esta hipoteca por ocultación de información. En todos los casos, nos estamos refiriendo a que al cliente le faltaban datos para decidirse con criterio.

1. Cálculo de los tipos

Lo cierto es que la inmensa mayoría de los clientes firmaron estas hipotecas sin conocer el sistema de cálculo. En su día, se vieron atraídos con la idea de que pagarían un porcentaje mayor sobre su hipoteca. Lo que sucede es que no sabíamos cómo calcular el interés que tendríamos que pagar. Esto ya hace de por sí nula la hipoteca.

El IRPH es un índice que puede hacer variar la propia entidad financiera. La mayoría de los usuarios desconocían por completo este detalle y, como resultado, se encontraron que, en una hipoteca a largo plazo, pagaban más que con el EURÍBOR.

2. Evolución del IRPH

El segundo aspecto problemático es que tampoco nos indicaron cuál era el modo de conocer la evolución del IRPH. Este problema es central, porque los usuarios no podían calcular las oscilaciones pasadas de este índice. El resultado es que no podían saber a ciencia cierta si les convenía realmente o no este tipo de hipoteca.

La opacidad a la hora de describir la pasada evolución del IRPH se considera una cláusula engañosa. Has de recordar que el usuario carecía de una referencia. Muchas veces, lo único que le quedaba era confiar en la buena fe de su agente.

3. Futura evolución del IRPH

Finalmente, y relacionado con los otros dos casos, no se pudo calcular la futura evolución del IRPH. No tener una idea de lo que podía suceder con el índice es la constatación de la falta de información. Si no se conocía el pasado en la evolución del IRPH, difícilmente se podía conocer un hipotético futuro.

Conclusión

Las hipotecas basadas en el IPRH pueden ser ilegalizadas en breve. Es importante que conozcas cuál es tu situación para valorar una acción de reclamación. Ante todo, acude a asesores profesionales que te ayuden a ejercer tus derechos si procediese.