Las entidades financieras están empezando a reducir gastos de hipoteca porque la atribución del pago no estaba clara. La nueva Ley Hipotecaria lo define mejor. ¿Quieres saber cuánto menos vas a pagar? Te lo explicamos.

La reducción de los gastos de hipoteca

Lo primero que has de saber es que la reducción de gastos ya se estaba aplicando de forma retroactiva en muchos casos. Los gastos de formalización y constitución no eran ya asumidos en exclusiva por el usuario y y eso ha supuesto un antes y un después en el mercado hipotecario.

 

También te va a interesar: Un juzgado de Toledo da la razón a un cliente de Coraza Legal en la reclamación de los gastos hipotecarios.

 

Por otra parte, hemos de recordar que ha habido una reducción en el pago de hipotecas porque se han eliminado las cláusulas suelo. Esto supone que el pago de las cuotas ya no estará limitado a un mínimo por debajo de los índices de referencia hipotecarios. Esta ha sido una de las grandes polémicas y has de saber que el asesoramiento legal te puede ayudar, y mucho, para defender mejor tus derechos.

Otro aspecto importante es que, hasta que se aprobó la nueva ley, era necesario tener ahorrado un 30 % del precio de la vivienda. Con la nueva normativa, este porcentaje se reduce a la práctica a un 26 % porque no necesitarás tanta financiación y tendrás más margen de maniobra. Hoy necesitas menos dinero para que se apruebe la operación.

 

La reducción de los gastos de hipoteca

 

La realidad es que en zonas como Madrid la media de reducción de los gastos de constitución ha sido de un 87 %. En consecuencia, convendrá conocer qué te pueden cobrar y lo que no. Calculamos el ahorro de gastos tomando como referencia una hipoteca de 150.000 euros. Estos capítulos de gastos eran especialmente polémicos y, tras varios conflictos, la legislación ha definido la responsabilidad.

1. Notaría

Los gastos de notaría son responsabilidad de la entidad financiera, excepto la segunda copia notarial de la escritura que sí la tiene que abonar el usuario. El resultado es que no tendrás que pagar la mayor parte del tributo. En cualquier caso, esto supone un ahorro medio de 750 euros.

2. Registro

Los gastos del Registro de la Propiedad son responsabilidad de la entidad financiera, de manera que tú no te tendrás que preocupar por esta cuestión. El resultado práctico es que te ahorrarás una media de 375 euros en cada operación.

3. Actos Jurídicos Documentados (AJD)

El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) es un tributo que afrontaban los usuarios y cuyo pago no se reguló definitivamente hasta noviembre de 2018. Hoy este impuesto lo paga la entidad financiera y ha supuesto un ahorro medio de 1.125 euros en cada hipoteca.

4. Gestoría

Los gastos de gestoría son también responsabilidad de la entidad financiera, cuando antes se hacía cargo el usuario aunque no tuviese potestad para elegir empresa. El ahorro que conseguimos con esto es una media de 500 euros, aunque va a variar mucho en función de la compañía que se encargue de los trámites.

5. Tasación

Los gastos de tasación son los únicos que siguen siendo tu responsabilidad pero, ojo, solo si eliges tú al tasador de la vivienda. En el caso de que te obliguen a elegir determinada tasación, la entidad financiera también se tendría que hacer cargo y no asumirías tú en exclusiva ese tributo.

Conclusión

El mercado hipotecario se ha abaratado y hoy resulta más fácil contratar una hipoteca porque pagas menos gastos de constitución, pero conviene que los conozcas para que no te los carguen.