La pesadilla de muchos clientes en los últimos meses se puede retratar en tres palabras: gastos de hipoteca. Y no es para menos, ya que, por falta de información y transparencia de parte de las entidades bancarias, miles de clientes se vieron obligados a pagar la totalidad de dichos gastos, ahorrándole dinero a la banca y dejando débil y comprometida su estabilidad financiera.

 

Vivimos en un mundo en donde gran parte de nuestras inversiones, préstamos, estados económicos y demás, requieren sonoramente el ser mediadas por entidades bancarias. ¿Debería existir algún problema con esto? Claramente no; sin embargo, no es así como se llevan las cosas. Verás, gran parte de los procesos de demanda surgen en su mayoría de un mal procedimiento bancario, es decir, por una falta clara a lo establecido en las leyes nacionales en cuanto a la información, ya sea por la claridad de la misma, o por falta de transparencia al momento de ofrecer un servicio o contrato, como en el caso de gastos de hipoteca.

 

Te puede interesar: Tribunal Supremo: El cliente pagará los Actos Jurídicos Documentados

 

No hay nada más significativo a la hora de reclamar que todo lo enfocado en buscar y recibir una correcta y clara información sobre el proceso a seguir en cuanto al manejo de los productos financieros y la responsabilidad de las entidades bancarias en el cumplimiento legal de los contratos para con sus clientes.

 

Es por esto que cuando el banco al momento de formalizar tu hipoteca te obliga a correr con la totalidad de los gastos, es momento de sentar cabeza y pensar en iniciar un proceso de reclamación.

 

Esto lo podemos ver reflejado en las cifras brindadas por el Banco de España, en donde en los primeros 4 meses del año 2017 se recibieron cerca de más de 8000 reclamaciones, cabe destacar que la mayoría por casos relacionados a la devolución de gastos hipotecarios.

 

De igual manera, al finalizar el año 2017 se recibieron más de 400.000 reclamaciones, lo que se ha visto como uno de los golpes más grandes que ha tenido que enfrentar la banca y su situación financiera.

 

Sin duda alguna estos datos son la muestra de la mala gestión financiera que están recibiendo miles de clientes a causa del estado de aprovechamiento en el que se encuentran los bancos. Por ejemplo, entidades bancarias como el BBVA han tramitado cerca de 171.146 reclamaciones, en las que el 90% corresponden a temas relacionados a hipotecas.

 

Como puedes notar las dificultades relacionadas a la adquisición de inmuebles tienden a salirse de las manos de las entidades, de los estatutos y en muchas ocasiones, de las leyes establecidas, es por tal motivo de suma importancia tener en cuenta lo siguiente:

¿Qué gastos no deberían serte cobrados como cliente?

Según lo acordado por la ley, los gastos de hipoteca que no deben ser exigidos a los clientes son:

 

  • Factura de registro de propiedad para inscripción de hipoteca.
  • Gastos de notaría (escritura).
  • Gastos de gestoría (solo si la intervención fue impuesta por la entidad).
  • Factura de tasación de vivienda (solo si la entidad ha obligado a hacerla con una empresa determinada).

 

¿Cómo reclamar?

Actualmente existen los siguientes procedimientos para reclamar:

 

Reclamación extrajudicial:

Esta se dirige por medio escrito al departamento de servicio al cliente de la entidad bancaria, en la que se solicita la devolución de los costes específicos.

 

Después de cumplidos dos meses desde la solicitud:

Si se recibe una respuesta negativa o si no se tiene alguna, el cliente puede interponer una demanda judicial, en la que se solicita la nulidad de los gastos y la restitución de los mismos.

 

Te puede interesar: Devolución de gastos de hipoteca: puntos a tener en cuenta

 

Así pues, si requieres más información o asesoría de parte de un equipo profesional para gestionar tu reclamación, no dudes en contactarnos.