Toda hipoteca conlleva una serie de gastos por gestión que, frecuentemente, se olvidan a la hora de firmarla. Conocerlos es fundamental para evitar sorpresas y no tener que hacer frente a ninguna reclamación. Sin embargo, existen ciertos motivos por los que puedes reclamarlos ante la justicia. En este artículo, explicamos por qué deberías pedir la devolución de los gastos notaría gestoría y registro.

 

Los gastos más comunes

Los gastos a los que hemos hecho referencia varían dependiendo de la Comunidad Autónoma. Están presentes en todas las hipotecas y suponen una cantidad que tiende a ser bastante alta en comparación con cada cuota mensual.

Pongamos, por ejemplo, el caso de una hipoteca de 100 000 euros. En este caso, los gastos de registro pueden llegar a los 300 euros. Por su parte, la notaría supondrá 775 euros y, la gestoría, otros 375 euros. A estas cantidades debemos añadir la tasación, que se mantiene en la media de las últimas cifras, pero es igualmente variable.

 

¿Puedo reclamar estos gastos?

A continuación, enumeramos las razones para interponer las reclamaciones oportunas:

  1. Si bien el Tribunal Supremo ha establecido que la cláusula que establece estos gastos no es abusiva, ha obligado a repartir la cantidad equitativamente entre el cliente y la entidad bancaria.
  2. La nueva ley de hipotecas ordena que el banco se hará cargo de todos los costes.
  3. Actualmente, son cada vez más las personas que confían en un despacho de abogados para reclamar la cantidad que han tenido que abonar como parte del préstamo hipotecario.
  4. El número de sentencias satisfactorias aumenta cada año, por lo que el futuro, en este sentido, es bastante esperanzador.
  5. La mayoría de demandas se resuelven a favor del cliente al exhibir, como argumento, que son cláusulas abusivas.
  6. El interesado podrá hacer el trámite sin fecha límite, independientemente de si el objetivo es eliminar estas cláusulas de una hipoteca que se va a firmar o de una que ya se ha firmado y cuyos intereses ya se han abonado.
  7. Hoy en día, las nuevas hipotecas ya establecen los gastos de notaría, registro y gestoría a la mitad. Los de tasación, por el contrario, siguen siendo asumidos por el cliente, ya que así lo estableció el Tribunal Supremo.
  8. Cuando entre en vigor la nueva ley hipotecaria, los tres gastos anteriores serán cargados a la entidad bancaria exclusivamente.
  9. Se trata de un trámite muy sencillo. Aunque se trata de un proceso judicial, no es tan complicado como otras acciones tomadas en contra de la entidad bancaria.
  10. A nivel documental, solo necesitarás las escrituras, la copia del DNI o pasaporte y las facturas de la notaría, el registro y la gestoría.
  11. El derecho a reclamar gastos ha sido avalado por asociaciones de consumidores y expertos en hipoteca.
  12. Dado que se trata de un proceso judicial cada vez más frecuente, podemos afirmar que también es una acción segura. Como mínimo, el demandante acabará recibiendo la mitad de los gastos asociados.

Teniendo en cuenta los motivos anteriores, podemos afirmar que se trata de un proceso muy común hoy en día y que cuentan con grandes probabilidades de victoria ante un tribunal. Por tanto, todo el mundo debería revisar las cláusulas de su préstamo y, si es necesario, emprender acciones legales.

En definitiva, muchos gastos adicionales a la hipoteca son fácilmente reclamables, ya que la justicia española ha reconocido este derecho. Recuerda la importancia de estar al día de tus derechos y responsabilidades como beneficiario del préstamo hipotecario para que el proceso resulte satisfactorio.

 

También te va a interesar: qué gastos de hipoteca nunca debimos pagar.