Después de la sentencia informada por el Tribunal Supremo el pasado mes de noviembre, y después de un poco de caos inicial frente a la designación de los gastos de hipoteca, podemos decir que iniciar el año con las cuentas claras es tan importante que sin duda llega a ofrecer grandes ventajas, entre ellas, el tener certezas frente a los costes que se encuentran bajo la jurisdicción que tienes como cliente.

Los temas fiscales, jurídicos y tributarios siempre están en constante fluctuación, debido a la necesidad de esclarecer cuestiones, protocolos, normas y políticas, donde la mayoría quede finalmente conforme. De este escenario, sin duda, los temas financieros son un gran ejemplo de cambios, mejoras cuestionables y polémica.

El pasado 5 de noviembre de 2018 se caracterizó por la conmoción, en el que después de un largo mes entre el debate y la incertidumbre, se tuvo en vilo a entidades bancarias, clientes y autoridades notariales y fiscales sobre la designación de costes en relación a los gastos hipotecarios. Recordemos la sorpresa que generó la decisión del Tribunal Supremo como entidad competente, la cual fue cuestionada por su contradicción, ya que después de un ligero espaldarazo a los clientes, se resolvió ajustar las asignaciones de los gastos, dejando bien librados a los bancos, pues quedaron así:

Las entidades bancarias tendrán la responsabilidad de cumplir con los costes correspondientes a la totalidad de los aranceles registrales; por su parte los gastos como los honorarios de la gestoría y los aranceles notariales van por mitades entre el banco y el cliente, sin embargo, lo respectivo al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados va en su totalidad a cargo del cliente, y es aquí donde todo se tornó problemático, pues dicho impuesto se reconoce como el más costoso al momento de realizar un préstamo hipotecario.

Sin duda, al caos fue justificable, pues no quedaron del todo claras las obligaciones de las partes involucradas. Veamos entonces, basados en todo lo anterior, el promedio de lo que puedes reclamar en el inicio de este 2019:

  • Aranceles: según las calculadoras oficiales, puedes reclamar hasta un promedio de 1000 euros (como siempre, todo depende del monto de la hipoteca). Si pagaste todos los costes de esta operación, podrás reclamar el 50% de los honorarios de gestoría, la totalidad de los aranceles registrales y el 50% de los aranceles notariales.

Recuerda que ni el IAJD, ni la comisión de apertura (pese a estar bajo la lupa y ser el centro de la polémica), no podrán ser reclamados, es importante tener este punto en cuenta, ya que durante un tiempo fue declarado como abusivo el cobro del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, además de ser el valor más costoso de todos los gastos de hipoteca.

Te puede interesar: ¿Cómo puedo calcular los gastos de actos jurídicos documentados?

Como puedes darte cuenta por lo anterior, es importante mantenerte informado sobre los fallos y constantes cambios generados al interior de las entidades competentes. Garantiza tu seguridad económica y verifica los estados de tus cuentas, los procesos que se abren a partir de un préstamo y el manejo que le da la respectiva entidad bancaria, a fin de estar seguro en algo tan complejo.

Recuerda que la transparencia de los procedimientos depende en gran medida de tu nivel de información y del conocimiento que tengas de tus derechos. Por ello exige total información a tu banco y de ser necesario, inicia un proceso de reclamación.