El panorama financiero se vuelve un poco turbio cuando has tenido que pagar por lo que no te corresponde, tal y como les ha pasado a miles de clientes que debieron pagar la totalidad de los gatos de sus hipotecas. ¿Conoces bien esta situación? Presta atención.

 

Entremos en contexto, has contratado una hipoteca. Al parecer desde el inicio toda la información estuvo clara, todo el procedimiento figuradamente estuvo en orden. Sin embargo, te obligan a correr con todos los gastos que conlleva la legitimación del préstamo, haciendo que pagues una gran cantidad de euros. En ese momento tal vez pensaste que era normal, un total procedimiento obligatorio. Pero te tenemos malas noticias y es que no, no lo es. Y es así como te conviertes en una cifra más, apta para reclamar.

 

Te puede interesar: Devolución de gastos de hipoteca: puntos a tener en cuenta

 

El principio de lo anterior es que ni el banco debe correr con todos los gastos de la hipoteca, ni tú tampoco. Aun así, es una información que rara vez se da con claridad y de manera directa y sin subtextos.

 

Es así que, gracias a un mal procedimiento bancario y a una clara falta de transparencia, te has visto obligado a pagar más del 15% por el valor de tu hipoteca, simplemente en los gastos que esta contrae. De este modo, las entidades bancarias te dicen: felicidades, has logrado ser parte de los miles de usuarios que deberán reclamar la devolución de lo que han pagado de más.

 

Con el panorama anterior, queremos demostrarte lo problemático de confiar en la información que simplemente nos dan los bancos. Sabemos que esto no debería ser un problema generalizado, pero lastimosamente las cifras nos demuestran lo contrario, por eso queremos evitarte dificultades futuras.

Los gastos de hipoteca y sus problemáticas financieras:

Las decisiones frente a los gastos de hipoteca estuvieron el pasado mes de noviembre en un constante sube y baja; por ello ya veníamos señalando que la legislación rotulaba al consumidor para abonar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

¿Por qué esto es un problema?

Porque lastimosamente los clientes no suelen tener conocimientos bases para entender los cambios abruptos de las leyes y su impacto.

 

Veamos, la reciente sentencia del Tribunal Supremo viene a referirse únicamente a dicho impuesto, es decir, que todos los mandatos de la sentencia del 2015 siguen vigentes, a fin de que puedan seguir siendo reclamables por parte de los clientes. Situación que invita a que todos los consumidores recurran a la reclamación mediante la vía judicial.

 

Es por tal motivo que los gastos reclamables son:

 

  • Gastos notariales.
  • Gastos de Gestoría.
  • Gastos de Registro de la Propiedad.
  • La mitad de los impuestos correspondientes al timbre notarial, es decir, del coste de cada hoja de la escritura.
  • La copia de la escritura del banco.
  • Gastos de Tasación.

 

Los gastos de hipoteca relacionados a las escrituras, son los que se dictaminan en la sentencia del Tribunal Supremo del 23 de diciembre de 2015 como nulos, ya que estos deben ser pagados por las entidades bancarias.

¿Qué beneficios tiene el ser un cliente bien informado?

No importa si ya fuiste víctima de cobros excelsos en tu hipoteca o en tus préstamos, no importa si es un conocido tuyo o un familiar el que se ve embrollado en este problema económico, o si simplemente es la primera vez que te acercas a este tipo de temas. Informarse es de gran utilidad para evitar dolores de cabeza.

 

Gran parte de las reclamaciones surgen por una falta de información, y es ahí donde nos damos cuenta que algunos bancos se aprovechan del desconocimiento de sus clientes frente a temas financieros, para interponer cláusulas o costes que exceden la potestad del cliente.

 

No permitas que la situación se agrave y pierda el control, asesórate antes de contratar cualquier producto financiero.

 

Te puede interesar: ¿Existen plazos para reclamar los gastos de hipoteca?

 

Recuerda que, en caso de ser necesario, para reclamar deberás hacer entrega de la copia de la escritura del préstamo hipotecario (si no dispones de ella, podrás conseguirla en la notaria donde firmaste el préstamo) y las facturas de notaría, registro y gestoría (si no cuentas con ellas, puedes solicitar una copia en la gestoría que tramitó el préstamo). Estas cláusulas están incluidas en las escrituras de la hipoteca.

 

Busca asesoría profesional e inicia tu proceso. Para mayor información no dudes en contactarnos