Todas las miradas se están centrando en la decisión que pueda llegar a tomar el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el próximo lunes, frente a la viabilidad del conocido IRPH o el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios. Veamos la razón.

Muchos de nosotros conocemos a alguien que haya firmado un préstamo hipotecario con una entidad bancaria, el problema no es este, sino que en algunas ocasiones los bancos omiten información y no son del todo transparentes a la hora de añadir cláusulas de interés en las hipotecas, lo que hace que cada cliente entienda muy poco de los procedimientos propios de sus préstamos y haciendo que, en ocasiones, terminen pagando mucho más de lo que tenían estimado. Este es el panorama de las reclamaciones realizadas en los últimos años frente al IRPH, ya que el índice como factor que permite regular los intereses variables de las cuotas establecidas, se está saliendo de control.

Este índice poco a poco empezó a ser utilizado por los bancos en reemplazo del Euribor, lo que no conocían gran parte de los clientes, es que éste se regula con costes mucho más superiores que el anteriormente mencionado; se estima que este aumento está entre un 1,5% y un 3%. Realmente alarmante.

 

El boom del conflicto

 

Por el panorama ya expuesto, miles de afectados empezaron acudir a los tribunales en búsqueda de soluciones que les ayudarán a hacer frente a las cuotas en alzas y a sus dilemas financieros con la banca, solicitando la nulidad de la cláusula de IRPH y, por lo tanto, la devolución de los abonos realizados durante el tiempo en la que ésta estuvo en funcionamiento. Tal y como empezó a ocurrir con la cláusula suelo.

Pese a las sanciones, las reclamaciones y demás aspectos que llevaron a cabo los clientes; a finales de 2017 el Tribunal Supremo no dio nulidad al IRPH, decisión que puede verse modificada dependiendo de lo que dictamine el TJUE el próximo lunes 25 de febrero. Cabe recordar que, en su momento, fue este tribunal el que dio por finiquitado el tema de las cláusulas suelo, dándolas como nulas. De este modo, los expertos afirman que sin duda Europa le dará una gran sorpresa a la banca española.

 

Control de transparencia, alzas en los porcentajes, afectación a los usuarios y demás aspectos, serán revisados el próximo lunes.

 

Situación en vilo

 

La banca está asustada al límite, puesto que de darse una nulidad total al IRPH, tendrían que devolver cerca de 44.000 millones de euros, lo que según algunos podría significar un gran golpe al sistema financiero europeo. Sin embargo, las opiniones están divididas, porque pese a que actualmente sigue siendo legal, no significa que deba llevarse a cabo, pues no es correcto que existan porcentajes tan manipulables y fluctuantes, como el ya mencionado IRPH.

 

Te puede interesar: ¿Qué esperamos de la sentencia que saldrá sobre el IRPH?

 

Así pues, seguiremos a la espera para ver si prima el interés de la banca sobre el del cliente, o viceversa.