Si has escuchado hablar sobre la posibilidad de desheredar a un hijo, pero tienes dudas sobre si realmente puede hacerse, y sobre cuál es la tramitación para que pueda realizarse, te animamos a que continúes leyendo este artículo ya que vamos a contarte todo lo que debes saber sobre este tema.

La herencia

En primer lugar, tenemos que explicar que la herencia se divide en tres grandes bloques:

  • la legítima: esta parte de la herencia, que es un tercio del total, se debe dejar, obligatoriamente, a los herederos forzosos, es decir, a los hijos o descendientes directos. Además, tiene que dejarse a todos por igual, ha de dividirse a parte iguales. Si uno de los hijos hubiera fallecido, su parte pasaría a sus descendientes, o sea, a los nietos.
  • la mejora: es un tercio del monto total y con ella, se puede mejorar la legítima de uno o varios de los herederos forzosos. Para que esta posibilidad se pueda dar, el testador ha debido dejarlo por escrito en el testamento, pues de lo contrario, este tercio se repartirá, también a partes iguales, entre los herederos forzosos.
  • la libre disposición: es el último tercio de la herencia y esta parte puede ser dispuesta libremente por el testador, ya sea a un hijo, a otro familiar, a un cuidador o a una organización benéfica, por ejemplo. Si no se indica nada, también se repartirá a partes iguales entre los herederos forzosos.

¿En qué consiste desheredar a un hijo?

Cuando hablamos de privar de la herencia a un hijo, en realidad nos estamos refiriendo a privarle de la parte de la legítima, ya que, como hemos visto, los otros dos tercios pueden ser repartidos de otra forma.

Para que un hijo pierda su parte de legítima tienen que darse tres requisitos:

  • Ha de realizarse testamento.
  • Tiene que hacerse de forma expresa y tiene que estar fundamentado en una de las causas que fija la ley para que el desheredado sepa con total claridad por qué ha sido privado de su parte de la legítima.
  • La causa tiene que ser cierta, es decir, que si el desheredado niega esa causa, corresponderá probar que es verdad al resto de los herederos del testador.

Causas para desheredar

Vienen recogidas en el Código Civil y son solo esas, es decir, que no se podrá desheredar por motivos diferentes a los que vienen establecidos en el Código Civil.

Se pueden clasificar en:

Genéricas: 

  • Haber sido condenado por atentar, lesionar o ejercer violencia física o psíquica contra el testador o su cónyuge, sus ascendientes o descendientes.
  • Haber sido condenado por delitos contra la libertad, la integridad moral o sexual de alguna de las personas del punto anterior.
  • Por acusar al testador falsamente de la comisión de un delito.
  • Por obligar al testador a hacer o cambiar el testamento mediante amenazas, fraude o violencia.
  • Por impedir que otro, por los mismos medios, haga o revoque testamento.

Específicas:

  • Por perder la patria potestad
  • Por negar alimentos a los hijos o descendientes
  • Por atentar uno de los padres contra la vida del otro

Efectos de la desheredación

Como venimos diciendo, el principal efecto es la pérdida de la legítima. Si éste hubiera recibido donaciones en vida, no tendrá que devolverlas.

También es importante destacar que los hijos del desheredado sí tienen sus derechos sobre la herencia, es decir, que si el desheredado fallece, sus hijos o nietos ocuparán el lugar de su padre y tendrán sus derechos hereditarios intactos.

Por último, señalaremos que la desheredación puede quedar sin efecto si existe reconciliación.

Como conclusión, es posible desheredar a un hijo y existen diferentes tipos de mecanismos para ello. Si tienes más dudas sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con abogados especialistas.

También te va a interesar:  Qué debemos hacer para reclamar cuotas impagadas de los vecinos morosos en una comunidad de propietarios