Estamos en un mundo en el que es prioridad obtener ciertos productos y servicios para poder mantenernos a diario, como lo es el adquirir una nueva vivienda, un auto para transportarnos, o simplemente el tener una cuenta bancaria que nos permita poder pagar lo que consumimos sin la complejidad que trae, por momentos, el efectivo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada uno de los servicios anteriormente mencionados, tiene una serie de costos llamados comisiones bancarias, las cuales deben ser pagadas no solo por los clientes, sino que también por la banca. A continuación, te daremos a conocer las comisiones que debes pagar. Presta atención.

 

Las comisiones bancarias son una serie de costes que se generan a partir de un servicio efectivamente recibido por parte del banco, ya sea el mantenimiento de una tarjeta o la apertura de un préstamo hipotecario; es por eso que a lo largo de los años las comisiones se han convertido en una de las principales fuentes de ingresos de la banca. Aunque la normativa es clara, algunos bancos rompen el convenio de transparencia y empiezan a generarles cobros injustificados a sus clientes, perjudicando así, su economía.

 

Te puede interesar: ¿Cómo reclamar la comisión de apertura?

 

Uno de los conflictos más destacables al momento de enfrentarte a un servicio bancario, es el determinar cuáles son las comisiones que debes pagar, es por eso que entre los costes más comunes que quedan bajo tu jurisdicción están:

 

  • Comisión por el mantenimiento de cuenta: hace mención a la cuota que la entidad bancaria cobra por la apertura y la respectiva gestión de una cuenta corriente, en donde se encuentran los servicios básicos de mantenimiento de la misma.
  • Comisión por la administración de una cuenta: esta comisión bancaria es la respectiva a todos los registros realizados de una cuenta corriente, así como por cada movimiento que se ejecute en la misma.

 

  • Comisión por la emisión de transferencias bancarias: es el coste respectivo que se ejecuta al momento en el que el cliente decide ordenar una transferencia. Hay que tener en cuenta que su valor depende del tipo transferencia que se realice (transferencia nacional, urgente o inmediata).

                   

  • Comisión por el ingreso de un cheque: dicha comisión bancaria hace referencia al gasto derivado de la emisión de un cheque. Su valor dependerá del tipo de cheque y de entidad.

 

  • Comisión por el envío de correspondencia y/o alertas al móvil: este cobro se realiza al momento en el que la entidad bancaria le informa al cliente sobre todo lo relativo a los productos que tenga contratados con el banco.

 

  • Comisión por la emisión y mantenimiento de tarjetas: es la tarifa que el banco cobra al cliente por la emisión de una tarjeta de crédito o débito, así como por su renovación o mantenimiento.

 

  • Comisión por disponer de efectivo en los cajeros automáticos: este costo lo realiza el banco por permitir a su cliente retirar el dinero que tiene en su cuenta.

¿Cómo identificar cuando el cobro de una comisión es abusiva?

Recuerda que las comisiones bancarias hacen referencia a servicios que hayas recibido por el manejo total del producto financiero que hayas adquirido. Por lo tanto, se considera el cobro abusivo, cuando:

 

  • Se te está cobrando un servicio que no hayas aceptado.
  • Se te está cobrando un servicio del que no se te ha informado.
  • Cuando el cobro hace parte de un servicio que en ningún momento recibiste.
  • Cuando el costo no sea debidamente justificado por el banco.
  • Cuando no se te haya informado sobre cambios en tarifas y demás factores que modifiquen el servicio que hayas adquirido.

 

Es por eso que se establece como una comisión abusiva a toda aquella que no haya entrado en negociación con el cliente de manera directa.

 

Te puede interesar: ¿Por qué es tan polémica la plusvalía municipal?

Ten en cuenta que todo cliente deberá estar informado y al tanto de los servicios que se le cobren, así como los valores que la entidad bancaria haya establecido. No olvides que las comisiones bancarias dependen del tipo de servicio y de la entidad, por lo que el coste puede variar entre banco y banco. Si requieres mayor información no dudes en contactarnos.