Uno de los momentos personales más difíciles a los que puede enfrentarse una familia, es si uno de sus miembros se ve afectado por una negligencia médica o mala praxis. Aunque son situaciones complicadas, es importante conocer qué derechos tiene la víctima y sus familiares, por si el primero no pudiera hacer valer sus derechos. Toma nota de qué se debe de hacer y en qué casos se puede reclamar.

En caso de coma o afección grave:

Puede ocurrir que el paciente haya caído en coma o que se encuentre en una situación en la cual no tenga plena conciencia, lo cual límita enormemente su autonomía o capacidad para reclamar y hacer valer sus derechos en ese momento. Por eso, en esta situación en normal que los familiares más cercanos se pregunten si pueden llevar a cabo algún tipo de reclamación.

 

Los familiares directos, es decir los padres, hijos, hermanos o cónyuges, sí que podrán reclamar los daños morales que procedan de una negligencia médica. Sin embargo, no podrán gestionar la reclamación, en este caso la indemnización, del paciente sin consciencia. Pero, esto cuenta con alguna excepción:

 

  • Si se declara su incapacidad a través de un procedimiento judicial, en este caso se nombraría un tutor que podría emprender acciones legales en nombre del paciente.

 

  • Si existiera un poder notarial previo a la negligencia, a favor de otro familiar, para que, si se diera el caso, éste ejerciera las acciones legales pertinentes.

 

  • En el caso de que el paciente fuera menor de edad, en este caso los padres contarían con la patria potestad y por lo tanto, sí podrían ejercer las acciones legales oportunas para poder reclamar la indemnización por negligencia médica.

 

Reclamar negligencia médica

¿Y si el familiar ha fallecido?

Si la víctima de una posible negligencia médica hubiera finalmente, fallecido, los herederos sí podrán reclamar una indemnización.

 

Como podrás comprobar la situación más complicada se produce cuando el familiar se encuentra en coma u similar, en la cual el paciente no cuenta con la capacidad de hacer valer sus derechos. Una recomendación sería que, siempre que un paciente vaya a someterse a una intervención médica de alto riesgo, hiciera un poder notarial en el cual a una o varias personas se les diera la potestad para poder ejercer en su nombre en caso de sufrir algún tipo de negligencia médica.

¿Cómo reclamar una negligencia médica?

Para comenzar deberemos de saber si la negligencia médica se ha producido en un centro médico público – o alguno de sus sanitarios- es decir, en la Sanidad Social, o, por el contrario, ha ocurrido en un centro médico privado. Si la mala praxis se produjo en un centro público habrá que realizar una reclamación por responsabilidad patrimonial, se trata de un procedimiento de tipo administrativo, y se tiene como máximo un plazo de un año, desde que ocurriera, para poder reclamar.

 

Si la negligencia se hubiera producido en un centro sanitario privado, se debería llevar a cabo una demanda por Responsabilidad Civil contra los responsables del daño. En este caso el plazo sería de hasta 15 años.

 

Es muy importante que se faciliten todas las pruebas de los hechos que se tenga, como pueden ser partes médicos, medicación, altas, etc.  Además, un perito médico valorará cuáles han sido los daños, y lo más importante, las causas que lo han provocado. Si necesitas una información más detallada lee nuestro artículo sobre cómo reclamar una negligencia medica en la que te explicamos al detalle todo lo que necesitas saber para hacer valer tus derechos, o en este caso, los de un familiar.

 

En Coraza Legal, somos expertos en reclamación de negligencias médicas, ponte en contacto con nosotros.