Cuando sufres un accidente en carretera, especialmente si se trata de un caso grave, probablemente acudir a un abogado no sea lo primero que se te pase por la cabeza. Primero desearás saber si tú y tus acompañantes estáis bien y luego querrás conocer el estado de tu vehículo. Sin embargo, una vez superada la conmoción inicial, será necesario que pienses más fríamente. Aquí entran en juego las reclamaciones en accidentes de tráfico.

 

¿Cuáles son las exigencias más habituales en caso de accidente de carretera?

Intuitivamente, si nos preguntamos a nosotros mismos qué puede reclamarse en caso de accidente de tráfico, de forma inmediata surgirá en nuestra cabeza la palabra «daños».

Ahora bien, en este contexto, la palabra «daños» es algo indeterminada: ¿se refiere a los daños físicos sufridos por los viajeros?, ¿a los daños materiales de los vehículos?, ¿y qué pasa con los daños morales? Con tal de ayudarte a despejar esas dudas, nosotros te mostraremos aquí un listado con las exigencias más comunes en caso de un problema de esta índole.

 

1- Lesiones inmediatas

Sin ninguna duda, de entre todas las posibles indemnizaciones derivadas de un problema de tráfico, la de las lesiones inmediatas es la más común. Estamos hablando de las heridas sufridas, su gravedad, la necesidad de recibir atención médica…

No debe perderse de vista que, en el seno de estas lesiones inmediatas, se incluyen también los posibles daños morales sufridos por los implicados en el accidente.

En este punto, es necesario saber que, en la Ley sobre la responsabilidad civil y seguro en la circulación, se incluye un baremo, en atención al cual puede llevarse a cabo un cálculo orientativo del dinero a percibir.

 

2- Daños materiales inmediatos

Tras las demandas de compensación de los daños humanos, las más comunes pasan a ser las de tipo material. Concretamente, de entre ellas destacan especialmente las referidas a los daños materiales inmediatos, esto es, a los destrozos sufridos por el coche implicado en el accidente.

Desde un simple faro afectado hasta la necesidad de adquirir un nuevo vehículo, todo ello forma parte de los daños materiales derivados del accidente, y se podrá exigir una compensación que cubra los gastos a los que se habrá de hacer frente.

 

3- Lesiones en forma de secuela

Además de la demanda de compensación de los daños físicos inmediatamente sufridos, otra de las exigencias más frecuentes es la relativa a las secuelas. Determinadas lesiones fruto de un accidente alcanzan tal gravedad que son capaces de dejar marcas o disfunciones permanentes. Estas, sean del tipo que sean, incluidas las meramente estéticas (como una cicatriz), podrán ser objeto de indemnización.

 

También te va a interesar: Qué puedo reclamar si tengo un accidente de coche

 

4- Daños materiales secundarios

Ya hemos dicho que la reclamación más habitual es la de los daños humanos inmediatos, después los daños materiales directos y, por último, las secuelas. Ahora bien, además de todo ello, existe un último conjunto de perjuicios bastante ordinarios en las demandas por accidente.

Nos referimos a los daños materiales secundarios, esto es, a los derivados indirectamente del accidente. Es claro el ejemplo del dinero dejado de percibir por no acudir al puesto de trabajo por encontrarse en el hospital. Esto forma parte de estos daños materiales secundarios, por los que también se tiene derecho a percibir una compensación.

En conclusión, tal y como te comentábamos al comienzo del artículo, superada la conmoción inicial que se sufre tras cualquier clase de accidente, es necesario que te informes sobre tus derechos. Nosotros te hemos desgranado aquí la información más útil, pues hemos hecho referencia a las peticiones más frecuentes.