Si estás preparando una reclamación por accidente de tráfico, te interesará tener muy claras los aspectos que puedes incluir y cuál es la mejor forma de hacerlo. A continuación, hemos preparado un listado con los distintos tipos de daños que reconoce la ley y algunos de los límites establecidos. Gracias a esta guía podrás conocer, de manera general, tus derechos.

1. Daños materiales

Son los desperfectos en tus bienes materiales sufridos durante el accidente. Se suelen pagar sin la intervención de abogados en un proceso habitualmente rápido. Generalmente, incluyen los daños sufridos en el coche o la moto. Pero solo podrás reclamarlos si eres el propietario, si la culpa del accidente ha sido de un tercero o si tienes el vehículo asegurado a todo riesgo.

El pago de estos daños se realizará a través de tu compañía aseguradora, que será quien le reclame el dinero a la del causante del accidente. Es posible que, si el valor de la reparación es superior al valor de mercado de tu coche o moto, declaren siniestro total y solo te ofrezcan una indemnización equivalente a lo que habrías obtenido al vender tu vehículo. Es importante que te informes sobre las particularidades de tu caso, ya que, en ocasiones, están obligados a pagarte la reparación.

2. Lesiones temporales

En caso de que el accidente te haya provocado lesiones físicas, tendrás derecho a cobrar una indemnización por el tiempo transcurrido desde el día del accidente hasta que recibas el alta médica. La ley establece que tendrás derecho a cobrar:

  • 100 euros por cada día que pases en coma.
  • 75 euros por cada día que pases hospitalizado.
  • 52 euros por los días sin hospitalización en los que no puedas realizar tus tareas habituales.
  • 30 euros por el resto de días.

A diferencia de lo que sucede con los daños materiales, no tendrás que demostrar que el accidente ha sido culpa de otro para cobrar, sino que bastará con que nadie pueda demostrar que has sido tú el culpable exclusivo del siniestro.

3. Gastos y daños

reclamación de cantidad frente a compraventa de vehículo por averías

En este concepto se recogen desperfectos y gastos muy variados como el teléfono móvil, si ha resultado afectado en el accidente, las gafas que llevabas puestas, etc. Por otro lado, aquí también son reclamables los gastos adicionales que te haya generado el accidente: abogados, médicos, alquiler de un vehículo para realizar tus actividades habituales, etc.

Para poder reclamar todos estos gastos, debes saber que la compañía aseguradora te pedirá una factura que justifique que has tenido que hacer ese desembolso.

También te va a interesar: Índices de accidentes laborales en Extremadura y Murcia

4. Secuelas

Se trata de aquellas lesiones que, una vez que te hayan dado el alta médica, van a mantenerse a lo largo del tiempo, por lo menos a medio plazo. Algunos ejemplos son las cicatrices grandes y visibles y los dolores y molestias que permanezcan de forma crónica.

Es importante que este tipo de daños queden reflejados en el alta y estén confirmados por un perito médico. Para calcular la indemnización existen unos baremos públicos muy detallados que actualizan la cuantía de forma detallada anualmente. Estos baremos no solo tienen en cuenta la lesión, sino también la edad y la capacidad de trabajar en el momento del accidente.

5. Perjuicios

Aquí se recoge otro tipo de daños al patrimonio sufridos como consecuencia del accidente. Si, por ejemplo, tu negocio se ha visto afectado, te han descontado dinero de la nómina por estar de baja o has sufrido otro tipo de trastorno económico, tendrás derecho a reclamarlo en tu indemnización.

Como puedes ver, una reclamación en una de estas situaciones está compuesta por muchos aspectos, por lo que siempre es recomendable que consultes con un abogado ante la menor duda.