A la hora de reclamar un accidente de coche es muy común no saber qué es lo que podemos reclamar concretamente. Por ello, en ocasiones, nos dejamos elementos atrás por los que nos podrían haber indemnizado. El papel de los profesionales se hace cada vez más importante para matizar este tipo de detalles. Te mostramos qué es todo lo que puedes incluir.

 

¿Qué aspectos no debes dejar atrás al reclamar por un accidente de tráfico?

Cuando tenemos un accidente de coche y reclamamos, siempre nos olvidamos de incluir aspectos por los que nos merecíamos que nos indemnizaran. ¿Quieres conocer cuáles son los más comunes y qué es lo que puedes incluir en la solicitud?

 

1. Tus lesiones

Lo primero y más evidente lo constituyen tus lesiones. Sin embargo, ten en cuenta que la indemnización transcurre desde el día del accidente hasta el final de la rehabilitación, debiéndose incluir cada uno de los días. Hay ocasiones, además, en las que las indemnizaciones van más allá. Por ejemplo, cada día de hospital son 75 € y cada día en coma, 100 € de indemnización. Por tanto, siempre hay que mirar minuciosamente cada detalle. A su vez, en la indemnización se tendrán en cuenta los daños del vehículo.

 

2. Las secuelas

Después de las lesiones, se valorarán las secuelas, que son aquellas que persisten tras el alta médica. Aquí también hay que mirar muy bien qué incluir, y todo deberá estar refrendado por un forense del juzgado o por un perito médico privado. Igualmente, deberás consultar el baremo de tráfico para valorar tu secuela, teniendo en cuenta tu edad. Además, podrás contar con una indemnización adicional si dichas secuelas conllevan alguna incapacidad laboral o si tu calidad de vida empeora.

 

3. Los desperfectos

Con los desperfectos nos referimos a algo que ya te hemos mencionado: los daños del vehículo y, en definitiva, todos los materiales. Ten en cuenta que estos daños solo los reclama el propietario y no el asegurado si puedes demostrar que la culpa fue de un tercero y si el seguro es a todo riesgo. Sin embargo, aun así, a veces puedes exigir que te cubran el coste de la reparación cuando la indemnización no se puede solicitar, lo cual es, además, un proceso bastante rápido.

En este apartado incluimos también distintos elementos que llevábamos con nosotros y se hayan estropeado, como el móvil, la ropa o unas gafas, entre otros. Normalmente se te pedirá la factura del producto, ya que se tendrá en cuenta la antigüedad. También se incluyen aquí los medicamentos que tengas que pagar tú o el desplazamiento al hospital para rehabilitarte.

 

4. Los daños a tu patrimonio

Los daños que se pueden producir en tu patrimonio son muy variados, por eso hay muchos conceptos que puedes incluir en este apartado. Por ejemplo, si a causa del accidente tienes que darte de baja y, por ello, cobras menos de tu nómina, debes saber que este descuento es reclamable ante tu aseguradora. Lo mismo ocurre si trabajas por cuenta propia. Si tienes una empresa, una pyme o eres autónomo y dejas de percibir ciertos ingresos por tener que cesar, o al menos en parte, tu actividad habitual, puedes reclamarlo también.

En definitiva, hacer una reclamación por un accidente de coche es sencillo si cuentas con la ayudas de profesionales con años de experiencia. De este modo, podrán mirar cada detalle de tu accidente, los cuales pueden hacer variar la solicitud y, por tanto, la indemnización, y ayudarte a conseguir la indemnización que realmente te mereces.

 

También te va a interesar: Indemnizaciones por accidente de tráfico: ¿Cuáles son las causas de un accidente?