Si comparamos los índices de accidentabilidad actuales con los de inicios del 2000, podríamos decir que España ha evolucionado considerablemente, sin embargo, el aumento paulatino de accidentes que se ha dado desde el 2013 está encendiendo las alarmas. Los niveles de muertos y lesionados crece, las indemnizaciones por accidentes de tráfico están a la orden del día en los juzgados, y el Estado se encuentra en la búsqueda de alternativas para disminuir el flagelo.

La Dirección General de Tráfico tiene en sus bases de datos las estadísticas de accidentes a disposición de toda la ciudadanía. En ellas podemos ver números que nos dejan sin mucho aplomo. Por ejemplo, el 2017 lo cerramos con 1,830 casos de muertes en vías urbanas; los inicios de este año tuvieron más de 74 accidentes, y cientos de muertos. Y entre el 2015 y el 2016, en España creció el número de víctimas de accidentes de tráfico frente a los demás países de la Unión Europea. Un panorama bastante complejo.

Ante dichas cifras nos preguntamos, ¿por qué aumentaron los accidentes? Veamos las causas más comunes que producen este tipo de calamidades:

¿Cuáles son las causas de un accidente?

  1. Exceso de velocidad:

Es una de las razones más comunes en las carreteras españolas. La confianza de parte del conductor y el garrafal descuido de pisar el acelerador, hace que en poco tiempo éste pierda el control trayendo consigo mayores probabilidades de impactarse contra otros vehículos, estructuras, peatones o animales.

 

  1. Consumo de alcohol y drogas:

Una copa y media de cerveza es suficiente como para dar positivo en el control de alcoholemia. Conducir bajo los efectos de cualquier sustancia que altere las condiciones motoras y nerviosas de una persona, es lo único que se necesita para producir un accidente.

Se estima que más del 60% de los delitos y accidentes de tráfico están relacionados a este punto.

 

  1. Descuidos:

Según la Federación Española de Seguridad Vial, cerca del 45% de los accidentes de tráfico se hubiese podido evitar si tan solo el conductor tuviese toda su atención en el volante.

 

Te puede interesar: ¿Cuáles son las 5 lesiones más habituales en los accidentes de tráfico?

 

  1. Condiciones climáticas:

Esta razón suele salirse de nuestras manos y alcances. Las lluvias y las nevadas empeoran considerablemente el estado de las vías, por lo que lo más recomendable es evitar viajes largos bajo estas condiciones y realizar revisiones tecno mecánicas regularmente para verificar el estado del automóvil.

 

  1. Agotamiento:

Compone entre el 20 y el 30% de los accidentes. La fatiga y el agotamiento llegan de imprevisto después de largas horas de vigilia o de trabajo, ya que esto altera la forma en la que el conductor puede reaccionar, haciendo que pierda su estado de alerta y concentración.

 

  1. Uso del móvil:

De la mano con el punto anterior. Cuando el conductor usa su teléfono celular pierde parte de su atención en el camino, exponiendo a un gran peligro a los peatones y a sí mismos.

 

  1. Estado del auto:

La revisión del estado del auto es determinante para ver qué tan apto está para enfrentarse a la cotidianidad de las vías. El punto central de revisión debe ser sin dura los neumáticos, ya que se estima que 3 de cada 4 accidentes podrías ser por un desgaste de este punto.

Así que, si eres conductor piénsalo dos veces antes de descuidar cualquier punto de los anteriores, ya que no solo ayudas a salvaguardar tu vida, sino que también la de quienes se cruzarán por tu camino. Recuerda además que de ser victimario o víctima se deberán pagar o reclamar las siguientes indemnizaciones por accidente de tráfico:

  • Indemnización por fallecimiento.
  • Indemnización por lesiones permanentes.
  • Indemnización por lesiones temporales.
    • Perjuicio personal básico.
    • Perjuicio personas particular.
    • Perjuicio patrimonial.

 

Si te has visto perjudicado por este tipo de accidentes no dudes y reclama.