Ponte en estas situaciones: vas andando tranquilamente por la calle y de repente te caes y te rompes un brazo porque el pavimento estaba levantado. O estás esperando para cruzar en el paso de cebra y se te cae encima una señal de tráfico que estaba bastante inclinada. O incluso, vas dando un paseo y de repente te pega en la cabeza un pequeño (o gran) trozo de un monumento público. ¿Qué debes hacer? Lo primero ir al hospital. ¿Lo segundo? Reclamar… Pero, ¿de qué manera? 

 

Cuando hay desperfectos en la vía pública, ¿cómo tiene que actuar el ayuntamiento?

Una de las principales funciones de los organismos públicos es mantener en buenas condiciones todo el mobiliario urbano. Cuando se produce un desperfecto o rotura, el ayuntamiento tiene la obligación de arreglarlo de inmediato.

 

¿Toda caída en la vía pública nos da derecho a indemnización?

La respuesta es clara: no. La Administración Pública no siempre será responsable ante una reclamación económica al exigir responsabilidad por daños. Esta reclamación prosperará si se acredita de forma clara y manifiesta el mal estado de la zona. Si se acredita, es obvio que provocará que las Administraciones locales, en nuestro caso los Ayuntamientos, se vean obligados a indemnizar a los viandantes.

 

¿Cuándo tendríamos derecho a indemnización?

Si nos caemos en la vía pública por algún defecto en el pavimento, debemos probar que estos defectos sean tan importantes como para causar la caída a cualquier ciudadano y que sean defectos que no se aprecien fácilmente por un ciudadano “medio”.

 

¿Cuáles son los pasos que tengo que seguir?

Cuando te has caído, lo primero que debes hacer es pedir los datos a las personas que hayan podido ver el accidente para que se conviertan en testigos de los hechos.

Tras esto, avisa a la policía municipal para que levanten un atestado policial de lo ocurrido.

Si el dolor es importante y no puedes moverte por ti mismo, llama a una ambulancia para explicarle con detalles dónde te has hecho daño y cuéntale lo sucedido con pelos y señales. Si puedes ir por ti mismo, ve rápidamente a tu centro médico o al hospital para que te redacten el parte de lesiones. Esto es muy importante porque si lo dejas pasar mucho tiempo, puede que esas lesiones luego no puedan ser relacionadas con el accidente.

Guarda toda esta documentación, pues será la que te permita reclamar y poder llegar a una indemnización, si así corresponde.

El siguiente paso es ponerse en contacto con un profesional. Puedes contactarnos para obtener más información sobre reclamaciones en accidentes en la vía pública.

¿Necesitas reclamar?

infografia-classic-cta

¿Necesitas asesoramiento?